Presente, pasado y futuro

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Puesta de sol

Era verano y estábamos en un restaurante comiendo con toda la familia, cuando íbamos por los postres mi primo decidió que después de comer podríamos ir a tomar un poco el aire. Lo hablamos entre todos y acordamos que sí. Habíamos decidido ir a ver la puesta de sol en la playa.
Acabamos de comer y nos preparamos para ir hacía la playa, iríamos andando, así de paso haríamos bajar la comida.
Llegamos en diez minutos, la playa estaba muy bonita, la arena parecía una sabana de color dorado y en el agua se reflectaba el inmenso sol que había ese día.
Como de costumbre mi tía llevaba una cámara y decidió ir tirando fotos a medida que el sol fuera descendiendo. Me pidió que la ayudara y así lo hice, mi trabajo consistía en hacer fotos desde otra perspectiva, así ella podía tener mas visión del paisaje.
Después cogimos una pelota que teníamos en el coche y nos pusimos a jugar a voleibol.
Fue una tarde muy bonita, el paisaje era de película y costaría mucho volverlo a ver pero lo mejor era que yo ese día había estado allí y lo había visto.

1 comentario:

Isabel Castro dijo...

¡Buena redacción, Arnau!

AGRANDA EL TEXTO